35.- PARQUE NACIONAL DE DOÑANA.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DESDE 1994

 

Situado al oeste del Guadalquivir, es sin duda el espacio protegido español de mayor fama internacional. A su importancia ecológica como gran reserva de ecosistemas peculiares donde viven numerosas y a veces raras especies de aves y mamíferos, añade su condición de centro de investigación permanentemente visitado por biólogos y naturalistas de todo el mundo.

1-Ciervos y gamos en Doñana-metirta.online

El Parque Nacional de Doñana, que ha sido calificado como la mayor reserva ecológica de Europa, ocupa 50.720 ha distribuidas entre los municipios de Almonte, Aznalcázar, Hinojos y Puebla del Río.

Desde Matalascañas, la carretera A 483 bordea el territorio del Parque Nacional de Doñana y, con escolta de arenas y pinos, llega a la aldea de El Rocío. Para visitar Doñana se aconseja acudir a uno de los tres Centros de Visitantes que han sido abiertos en la provincia de Huelva: El Acebuche, ubicado en el km 37,8 de la carretera citada (A 483); La Rocina, situado en el km 12 de la misma vía; o el palacio de El Acebrón, sito en El Rocío.

Del primero parten las visitas guiadas que utilizan vehículos todoterreno y, en un itinerario de unos 70 km y en un tiempo de 4 horas, recorren los ecosistemas de Doñana.

Es mundialmente conocido por la gran extensión de superficie que está sometida a protección, por la flora específica que guarda y por la riqueza ornitológica que atesora. Más de 200.000 aves huyen de los fríos invernales y se refugian en el cálido aposento de Doñana. El lince ibérico y el águila imperial tienen en el parque uno de los escasos lugares donde cuidadores y expertos luchan denodadamente para que no se extingan.

2-Mapa de situación de Doñana-metirta.online

MAPA DE SITUACIÓN DEL PARQUE NACIONAL DE DOÑANA.

FLORA Y FAUNA

Las características del territorio han convertido al parque en un lugar de extraordinaria importancia ecológica. Desde el punto de vista botánico, se reparten el espacio los pinos -que aquí forman corrales y pinares-, los alcornoques, el romero y la jara. En las lagunas marismeñas se cría la castañuela, principal fuente de alimento de los millares de gansos que pasan aquí el invierno. Junto a los ánsares se concentran abundantes poblaciones de otras anátidas y zancudas que convierten los lucios en impresionantes hervideros de vida.

El parque, además, está habitado por especies escasas o en peligro de extinción en el resto del territorio nacional. Así, por ejemplo, el lince ibérico encuentra aquí una zona ideal para su mantenimiento y está siendo objeto de estudios continuos para asegurar su reproducción en cautividad. También el águila imperial cría en los pinares del parque, lo mismo que el escurridizo meloncillo.

 

DIVERSIDAD DE ECOSISTEMAS

Varios ecosistemas integran el conjunto de Doñana: playas y lagunas, dunas y vera, marismas y cotos. Las playas forman una extensa franja de arena donde se refugian aves costeras y animales marítimos como tortugas y cetáceos. La morfología de la playa se ve permanentemente modificada por el viento, que arrastra las partículas hacia el interior y forma los famosos trenes de dunas móviles. Estos constituyen una de las singularidades de Doñana y en ellos se puede señalar como curiosidad que la pendiente del frente de avance es más acusada que la de la cola. Entre dos frentes de dunas quedan los corrales, poblados por matorrales y pinos piñoneros. La vera es una franja de vegetación o zona de pastizal que sirve de frontera entre la marisma y las arenas fijas. Mantiene intacto su verdor porque se aprovecha de la humedad procedente del acuífero que subyace debajo de las dunas. En la vera conviven gran cantidad de especies, entre las que sobresalen los grandes mamíferos y las yeguas.

3-Flamencos en Doñana-metirta.online

ENTRE FINALES DE DICIEMBRE Y PRINCIPIOS DE ENERO SE PRODUCE LA MÁXIMA CONCENTRACIÓN DE AVES EN DOÑANA. EN LA IMAGEN, FLAMENCOS COMUNES.

Las marismas forman el ecosistema más característico de Doñana, que permite que el Parque Nacional esté considerado como el humedal más importante de Europa. Es el refugio invernal preferido por gran número de anátidas. Los llamados cotos no son otra cosa sino suaves ondulaciones de arena estabilizada que integran el llamado monte negro (que ocupa las zonas más bajas y húmedas del terreno y acoge alcornoques, brezos y helechos) y el monte blanco, que puebla los suelos más secos, pobres y elevados y está formado por matorrales (entre los que predomina el aguarzo), aulagas, romero y, sobre todo, por pinos piñoneros. Es el hábitat preferido por linces y águilas imperiales.

Alcornoques, lentiscos y pinos piñoneros integran el bosque de Doñana, además de pequeños grupos de sabinas y enebros. Dentro del territorio del parque, sobresale como monumento artístico el palacio de Doñana, construido en 1585 por el séptimo duque de Medina Sidonia para su esposa doña Ana de Silva y Mendoza.

Rodea y protege el territorio del Parque Nacional el Parque Natural de Doñana, cinturón terrestre que alcanza un total de 53.700 ha y que, en la provincia de Huelva, se extiende por los municipios de Almonte, Hinojos, Lucena del Puerto, Moguer y Palos de la Frontera. Está formado por masas de pinos, marismas y caños. Hay señalizados varios senderos peatonales que permiten gozar del paisaje y profundizar en el conocimiento de este lugar excepcional. Entre ellos sobresale el sendero de Ribetehilos, que brinda la posibilidad de internarse en un rosario de lagunas que en invierno se convierten en arroyo, y el sendero Laguna del Jaral, que invita a subirse al punto más alto de Doñana (el cerro del Bombo), contemplar una duna móvil y asomarse al acantilado.

 

←PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE ESPAÑA