33- TAROT XULTÚN. (1976)

TAROT XULTÚN-metirta.online

TAROT XULTÚN. (1976)

El Tarot Xultún combina elementos tradicionales de la culturas precolombinas mesoamericanas, especialmente la maya, con la estructura clásica del Tarot. Su autor, Peter Balin, se basó en los bocetos que realizó en una visita a Tikal (Guatemala) en 1972. Los arcanos mayores tienen la peculiaridad de que, montados como un puzzle, forman una gran imagen.

SOLAAGUILAR-336x280px

Los arcanos mayores del Tarot Xultún no contienen leyendas, pero, a excepción de El Loco, van numerados con el sistema tradicional maya de puntos (.) para las unidades del uno al cuatro, y líneas (—) que equivalen a cinco puntos cada una. El contenido de cada arcano se basa en el Tarot tradicional, pero el nombre dado por su creador a cada uno de ellos es, en algunos casos, distinto del habitual. El primero es El Loco, que no lleva número y se interpreta como el 0; le sigue El Brujo o Hechicero, que equivale a El Mago. Los siguientes son La Sacerdotisa, El Consorte, El Soberano, El Sacerdote, Los Enamorados, El Guerrero, El Cactus, El Sabio, La Rueda, La Balanza, El Hombre Colgado, El Hombre Muerto, El Hombre Equilibrado, El Hombre Atado, El Hombre Dividido, La Estrella, La Luna, El Sol, El Planeta Venus y El Planeta Tierra. Este orden está basado en el Tarot de Waite, pero El Cactus es La Fuerza y La Balanza, La Justicia. Para obtener la imagen completa formada por los 22 arcanos del Tarot Xultún (véase la página siguiente) se colocan en un bloque formado por 4 filas de 5 cartas y una cúspide de 4. La fila superior de 5 cartas comienza con La Sacerdotisa y termina en Los Enamorados; la segunda abarca de El Guerrero a La Balanza; la tercera se inicia con El Hombre Colgado y acaba en El Dividido, y la cuarta comienza en La Estrella y termina en El Planeta Tierra. Encima de este bloque se dispone la cúspide. En el centro de ésta se colocan El Loco y El Brujo, y a ambos lados, dos cartas extras sin función adivinatoria: a la izquierda, la que lleva el texto «Xultún» y a la derecha, la que reza «Tarot». Vistos de arriba abajo, los veinte arcanos del bloque forman las columnas o líneas que El Loco debe recorrer en su camino iniciático hasta regresar convertido en El Brujo. De izquierda a derecha, la primera es la línea intuitiva, formada por La Sacerdotisa, El Guerrero, El Hombre Colgado y La Estrella; le siguen la línea sensible, con El Consorte, El Cactus, El Hombre Muerto y La Luna, y la línea cultural, con El Soberano, El Sabio, El Hombre Equilibrado y El Sol. La cuarta es la línea espiritual, con El Sacerdote, La Rueda, El Hombre Atado, El Planeta Venus; en quinto y último lugar, la línea creativa, con Los Enamorados, La Balanza, El Hombre Dividido y El Planeta Tierra. Para algunos de sus arcanos, el autor, Peter Balin, se inspiró en las imágenes de los templos de Tikal, en especial en las del Templo III, y en una serie de estelas que se conservan en el museo de Tikal. Otra fuente de inspiración fue la figura de Don Juan, el hechicero de la tribu mexicana de los yaqui que aparece en los libros del esoterista Carlos Castaneda. Las simbologías de las cartas se detallan en el libro El vuelo de la serpiente emplumada, escrito por el propio Balin. Los 56 arcanos menores están divididos en cuatro palos de 10 cartas numerales y 4 figuras por palo: Señor, Señora, Guerrero y Servidor (aunque «Sirviente» o incluso la tradicional «Sota» serían mejores traducciones). Dichos palos son las Espadas, que representan las capacidades mentales; las Copas, que tratan de las emociones; los Palos o Bastos, que representan las aspiraciones, esperanzas y deseos; y los Jades, que se refieren a la existencia física de la persona.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←LÁMINAS DE TAROTS

←HISTORIA DEL TAROT