2º COMO HIJO DEL HOMBRE

2º COMO HIJO DEL HOMBRE

Humilde y manso

«Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.»

(Evangelio de Mateo 5, 4)

«Acercaos a mí todos los que estáis rendidos y abrumados, que yo os daré respiro.  Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde: encontrareis vuestro respiro,  pues mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

(Evangelio de Mateo 11, 28-30)

«Decid a la hija de Sión: He aquí que tu Rey viene a ti, manso y montado en un asna y un pollino, hijo de animal de yugo.» (Evangelio de Mateo 21, 5)

HUMILDE

El Humilde Cordero de Dios.

 

Se hace siervo de los demás

«Jesús, llamándolos, les dice: “Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder.  Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor,  y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos”.»

(Evangelio de Marcos 10, 42-44)

«El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»

(Evangelio de Marcos 10, 45)

«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.  Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.»

(Evangelio de Mateo 11, 28-29)

5-Parabolas

Parábolas.

No desea que lo llamen maestro ni otros apelativos

«Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “Rabbí” (o maestro: cf. Jn 20, 16), porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos.  Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “directores”, porque uno solo es vuestro Director: el Cristo.  El mayor entre vosotros será vuestro servidor.»

(Evangelio de Mateo 23, 8-11)

6-Jesús y María Magdalena

Jesús y María Magdalena.

Jesús lava los pies a sus discípulos

«Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.  Llega a Simón Pedro; este le dice: “Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?”.» (Evangelio de Juan 13, 5-6)

4-Jesús lava los pies a sus discípulos

Jesús lava los pies a sus discípulos.

Indignado.

«Pero cuando lo vio Jesús se indignó y les dijo: “Dejad a los niños que vengan a mí. No se lo impidáis, pues de personas como ellos es el reinado de Dios”. »

(Evangelio de Marcos 10, 14)

«Le dijeron: “Jesús Maestro, sabemos que has venido de Dios, pues lo que haces da sobre ti un testimonio superior al de todos los profetas, dinos, pues: ¿Es lícito pagar a los reyes lo que conviene a su autoridad? ¿Se lo pagamos o no?”. Pero Jesús, conociendo su pensamiento, les dijo con indignación: “¿Por qué me llamáis de boca maestro si no escucháis lo que digo?”.»

(Papiro Egerton, Fragmento II recto 45-50; Todos los evangelios, 628)

INDIG

Jesús en el Templo.

Insumiso fiscal

«Y envían donde él algunos fariseos y herodianos, para cazarle en alguna palabra. 14 Vienen y le dicen: “Maestro, sabemos que eres veraz y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas, sino que enseñas con franqueza el camino de Dios: ¿Es lícito pagar tributo al César o no? ¿Pagamos o dejamos de pagar?”. 15 Mas él, dándose cuenta de su hipocresía, les dijo: “¿Por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea”. 16 Se lo trajeron y les dice: “¿De quién es esta imagen y la inscripción?”. Ellos le dijeron: “Del César”. Jesús les dijo: “Lo del César, devolvédselo al César, y lo de Dios, a Dios”. Y se maravillaban de él.»

(Evangelio de Marcos 12, 13-17; el texto debe interpretarse como que Jesús se niega en el fondo a pagar el tributo)

NEGACIONPAGO

 

← COMO VEÍAN LOS DEMÁS A JESÚS SEGÚN SE DESCRIBE EN LOS EVANGELIOS