LA TOLERANCIA A LA LACTOSA, UNA ADAPTACIÓN EVOLUTIVA.

POR ELENA SANZ

Las ricas propiedades del yogur

Cuando se prepara yogur, las bacterias que fermentan la leche devoran la mayoría de los carbohidratos —la lactosa—, y solo dejan los nutrientes. De ahí que esté fervientemente recomendado para los intolerantes a este azúcar. Para colmo, los yogures facilitan la digestión, a la vez que le ponen las pilas al sistema inmune. “Ahí está la literatura científica que lo avala”, nos insiste Ascensión Marcos. Eso sí, también advierte de que “estas bacterias actúan si la ingesta es diaria y no tendrán mucho efecto si el consumo es ocasional”.

En la misma línea, según han demostrado científicos estadounidenses e israelíes, convendría tomar yogur a diario, si queremos presumir de unos huesos densos y una columna robusta. Su consumo habitual dentro de una dieta equilibrada también combate la tensión arterial, previene la diabetes y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Y no solo eso. Como se podía leer en la revista PLOS ONE, a los hombres les sube la testosterona cuando toman yogur asiduamente, a la vez que aumenta la concentración de espermatozoides en su semen. Mientras que las mujeres incrementan sus posibilidades de quedarse embarazadas con este lácteo.

SEGUIR LEYENDO EN LA WEB  – TOLERANCIA A LA LACTOSA, UNA GENIAL ADAPTACIÓN EVOLUTIVA