Realizan un descubrimiento arqueológico que podría demostrar un MILAGRO DE LA BIBLIA.

Por. Adi Erlich

En los evangelios cristianos hay una historia que se relata en la Biblia acerca de un milagro, en concreto en el libro de Lucas. Se trata de un relato en el que se asegura una mujer se curó de su dolencia con solo tocar el borde del manto de Jesús de Nazaret. Este, que estaba rodeado de una multitud, preguntó quién le había tocado, y la mujer, al ver que había sido descubierta, se acercó a Jesús. Según cuenta la historia, Cristo la miró y dijo: “Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz”.

Tal y como relataba el historiador bizantino Eusebio, una vez que la mujer fue sanada, se erigió una estatua en una iglesia junto a los manantiales en Cesarea de Filipo, que se encuentra en los Altos del Golán, en la zona limítrofe entre Israel, Siria y el Líbano. Es justamente en esa zona donde un grupo de arqueólogos israelíes afirma haber descubierto una iglesia, que podría estar relacionada con el relato que describe en uno de los pasajes de la Biblia.

Según expertos de la Universidad de Haifa, la iglesia se habría erigido en la antigua ciudad de Banias, que pertenecía al Imperio romano durante aquel período, y que había sido rebautizada como Cesarea de Filipo en el momento histórico en el que se cree vivió Jesús.”Sugerimos que la iglesia hallada por nosotros podría haber sido esta iglesia que estaba relacionada con el milagro”, señaló Adi Erlich, profesor de la Universidad de Haifa.