EL ARTE DE PERSISTIR.

Un viaje a las profundidades del cerebro para aprender a gestionar los cambios y las incertidumbres.

Por David Bueno

Hacemos política, filosofamos, logramos descubrimientos científicos y analizamos la sociedad porque tenemos un cerebro que presenta una serie de características muy especiales. Este cerebro se va construyendo y reconstruyendo a lo largo de la vida, alimentado por las experiencias y los aprendizajes, los pensamientos y las percepciones y, muy especialmente, por cómo lo vivimos, lo aprendemos y lo interiorizamos.

 Su actividad, pero también condiciona como vemos el mundo y cómo nos relacionamos. Por lo tanto, si queremos entender algo mejor por qué somos como somos, por qué reaccionamos de una manera u otra ante las dificultades, por qué a veces nos enrocamos y optamos por resistir mientras que otros preferimos continuar avanzando y persistir, y por qué construimos sociedades como las que edificamos, con todas sus virtudes y contradicciones, debemos entender cómo es, cómo se construye y cómo funciona el cerebro.

 Debemos conocer cómo se genera nuestra vida mental. Entenderlo es el primer paso para poder modelarla de una manera un poco más intencionada.

SEGUIR LEYENDO EN LA WEB – EL CEREBRO EMOCIONAL.