LUCHA DE GLADIADORES EN LA ROMA ANTIGUA

Lucha entre un murmillo y un tracio

En Pompeya ha aparecido un fresco muy realista que recrea un combate gladiatorio

Los arqueólogos no paran de hacer descubrimientos sorprendentes en el área de Pompeya conocida como Región V.

 El último es un espectacular fresco que representa el momento final de un combate de gladiadores. El fresco, hallado en un termopolio o taberna de la ciudad, recrea, con un realismo sorprendente, el momento en que uno de los combatientes es vencido por su oponente e, inclinado sobre una rodilla, alza un dedo pidiendo clemencia.

No es la primera vez que se encuentra una escena de lucha gladiatoria, aunque sí es novedoso el realismo con el que está ejecutada la pintura, único tanto en Pompeya como en el mundo romano.

Gladiadores en Pompeya.

 El termopolio se encuentra cerca del cuartel de gladiadores de Pompeya, y estos luchadores debían de frecuentarlo. En su planta superior había una vivienda, que tal vez era la residencia del propietario del local o quizás un espacio destinado a la prostitución.

EL FRESCO descubierto en Pompeya representa la lucha entre un murmillo (un gladiador con un casco acabado en forma de pez y armado con el típico gladio y escudo rectangular) y un tracio (combatiente que llevaba un casco con penacho, visor y una cresta e iba armado con un escudo más pequeño y una espada llamada sica).

Lo que llama la atención es la representación extremadamente realista de las heridas del vencido (en la imagen), cuya sangre mana en abundancia, manchando sus ropas y calzado.