EL HOT DOG, EL BOCADILLO ESTRELLA DE LA CLASE TRABAJADORA DESDE EL 1852

Máquina de cortar salchichas en1890.
Juan José Sánchez. Historiador.

LOS PERRITOS CALIENTES No aptos para paladares refinados pueden considerarse como un precedente de lo que hoy llamamos comida rápida o comida basura; al menos se encuentran críticas parecidas por el sabor y la mala calidad de los ingredientes.

 Así, ya en 1886 el periodista y escritor H. L. Mencken aseguraba que los «frankfurts» que él había probado contenían «la misma seudosalchicha de goma INDIGERIBLE que comen millones de estadounidenses».

De ellos goteaba una mostaza «insípida», y su único punto a favor radicaba en el hecho de que estaban envueltos por «auténticas wecke [bollos] alemanas hechas de harina de trigo horneada hasta quedar crujiente, y no los panecillos empapados hechos de BELLOTAS molidas, yeso de París, motas de esponja de baño y aire atmosférico».

SEGUIR LEYENDO EN LA WEB – EL HOT DOG EL BOCADILLO DE LOS EMIGRANTES