ANTIGUAS CIVILIZACIONES – MACHU PICCHU.

1-Machu Picchu.metirta.online

Machu Picchu

Juan Pablo Villarino

 

 

Por Juan Pablo Villarino

 

cenefa1Cusco, Machu Picchu y el lago Titicaca demarcan el solar originario del imperio inca. Una tierra de vestigios monumentales donde las tradiciones vivas rinden culto a una herencia milenaria.

Cuando en 1911 Hiram Bingham posó sus ojos sobre la ciudadela incaica de Machu Picchu, no podía suponer que arrebataba al abrazo de la selva y al olvido el que sería el icono mundial de la gran cultura andina. Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el remoto baluarte inca constituye la más célebre de las manifestaciones culturales de una región que devino incluso más compleja al agregarse el influjo colonial hispano. Bingham se llevó unas 50.000 piezas arqueológicas halladas en Machu Picchu a Estados Unidos.

Cien años después de su descubrimiento, en mil, algunas de ellas empezaron a retornar a Perú. Cusco, la antigua capital del Tahuantinsuyo y axis mundi incaico, suele ser el inicio de un viaje que, explorando el templo mestizo de Chinchero, las salinas de Moray en el Valle Sagrado y el sublime Machu Picchu, recala en joyas menos conocidas, como el templo a Viracocha en Raqchi y el puente colgante de Q’eswachaka.

Como migas de pan, estos enclaves señalan el camino hacia el inmenso lago Titicaca, coordenada fundacional de cuyas aguas emergieron, según la tradición oral, Manco Capac y Mama Ocllo, la pareja considerada la fundadora del linaje real incaico.

 

EL TEMPLO AL DIOS INTI

En Cusco, la catedral esconde los cimientos del Suntur Wasi, un antiguo palacio inca. El Qoricancha, a 500 m de la catedral, es tal vez la muestra más gráfica de la raigambre precolombina que subyace bajo el estrato colonial.

El templo, dedicado a la adoración de Inti, deidad solar inca, refulgía con figuras de oro de animales y plantas en tamaño real, que serían víctimas del saqueo. Cuando en 1530 se erigió sobre sus restos el convento de Santo Domingo, se dejaron expuestos numerosos elementos del templo original, como una pared exterior de 60 metros. Las quebradas y pampas del Valle Sagrado son el preludio natural de Machu Picchu.

No solo porque atesoran un patrimonio arqueológico incunable, sino porque las puebla un campesinado cuya persistencia en el uso del quechua, técnicas textiles y de cultivo trazan un continuo entre ambas eras.

Media hora hacia el norte de Chinchero, entre parches labrados y pastizales donde pastan vicuñas y llamas, se arriba a las salineras de Maras, cuyas 3000 piscinas naturales han sido explotadas desde la época inca. Un breve desvío conduce al antiguo centro de experimentación agrícola de Moray. Sus andenes concéntricos y escalonados analizaban el rendimiento de las especies vegetales a distintas alturas y orientaciones, algo vital para un imperio tan extenso.

 

POR EL CAMINO INCA

Es posible realizar la acometida final al santuario inca de Machu Picchu tanto en el tren que conecta 011antaytambo con Aguas Calientes, la población más cercana, como por el largo y majestuoso Camino Inca. Los incas crearon una red de caminos con una extensión de más de 30.000 km que llegaba desde Colombia hasta Chile y Argentina.

2-Camino Inca.metirta.online

Camino Inca.

El centro de este vasto sistema era Cusco. El Camino Inca que une Piscacucho con Machu Picchu es hoy el más popular de todos ellos. Esta vía empedrada del siglo XV tiene 42 km y requiere cuatro días a pie, atravesando bosques nubosos y un paso a 4200 m.

La mejor época para recorrerlo es la estación seca, de abril a octubre en febrero está cerrado. Solo puede hacerse a través de la contratación de operadores turísticos autorizados que se cuidan de la intendencia. Se admite un máximo de 500 personas al día, porteadores incluidos, por eso el permiso debe sacarse al menos con 6 meses de antelación.

 

LA PUERTA DEL SOL

Cuando se llega al Intipunku («la puerta del sol») y se divisa Machu Picchu la emoción embarga al caminante. Los 172 recintos son una inesperada impronta de urbanidad en lo más profundo del valle de Tampu. Eso nos remite a su fundación: Pachacútec, primer Inca en aventurarse más allá del valle del Cusco, la estableció como su retiro y refugio para su elite administrativa en caso de un ataque sorpresa.

Templos, viviendas de nobles y acueductos resisten, estoicos, entre su laberíntico trazado. El encastre perfecto entre cada bloque de piedra y la armonía del conjunto bajo el Huayna Picchu (2967 m) generan un clímax visual. La ciudadela consta de tres sectores diferenciados.

En el agrícola se pueden distinguir los bancales de cultivo que aprovechaban la pendiente de la montaña. Su producción proporcionaba sustento a las mil personas que vivían en la ciudad durante su época dorada.

3-Perú.metirta.online

MACHU PICHU

En la vertiente sudoeste se hallaban las canteras, de donde se extraían los bloques de piedra para levantar las casas y templos. El sector urbano cumplía con las funciones administrativas, y en él se encuentra la Residencia de las Tres Puertas, el Templo del Sol, un edificio circular que pudo ser un observatorio astronómico, y el Templo del Cóndor.

Por último, en el barrio sagrado, al oeste de la Plaza Principal, se levantan los edificios de mampostería más sofisticada. En este sector se halla el monolito de la Intihuatana y, en el extremo norte de la ciudadela, la Roca Sagrada, un posible altar para brindar ofrendas a los dioses.

La estratégica situación de la ciudad, ubicada entre enormes cerros tapizados de selva, mantuvo la población a salvo de los conquistadores españoles, que jamás consiguieron dar con ella. Su abrumador éxito de visitantes en las últimas décadas ha obligado a regular el número de personas que acceden cada día.

 

ADEMÁS

LA INTIHUATANA

Ubicada en el extremo norte de la ciudadela de Machu Picchu, la Intihuatana es una escultura monolítica granito que mide más de dos metros de diámetro y cuyo nombre en quechua significa «el lugar donde se amarra el sol». La civilización inca mantenía un estrecho contacto con el entorno natural y es muy probable que las estaciones se determinaban a partir de las sombras proyectadas por el sol sobre la base de la Intihuatana.

Para una cultura muy dependiente de la agricultura, sembrar en las fechas óptimas era de vital importancia. El momento más especial era el solsticio de invierno, cuando el monolito proyectaba su sombra más prolongada al mediodía y las recientes cosechas de patatas y maíz colmaban los graneros.

←ANTIGUAS CIVILIZACIONES

←HISTORIA DEL MUNDO