COMO VER A TU ÁNGEL DE LA GUARDA – LAS FECHAS SEÑALADAS

12

Los cinco días mágicos y las fechas señaladas

Nuestro ángel de la Guarda también puede manifestarse y presentarse ante nosotros en las fechas señaladas, es decir, en esos días que consideramos mágicos en nuestro calendario personal o grupal.

Nuestro Ángel de la Guarda no tiene nada qué ver con las vírgenes, las iglesias, los santos o los ídolos, y sin embargo puede presentarse ante nosotros en una celebración religiosa, pero no por la religión en sí, sino por el estado devocional en que nos encontramos.

También puede hacerse palpable en nuestro cumpleaños, en un aniversario especial para nosotros y hasta en la celebración de algo que nos guste, nos importe o nos interese, y no porque él esté pendiente de nuestras emociones, sino porque en estas ocasiones nosotros estamos más sensibles y receptivos.

 

Los últimos cinco días del año, entre la Navidad y el Fin de Año, o entre el solsticio de invierno y el 27 de diciembre, son días propicios para que nuestro Ángel de la Guarda se presente ante nosotros cada año, porque durante esos días el resto de las fuerzas celestiales están más relajadas y necesitamos más de su compañía, guía y consejo. Justo durante estos días, como en los ciclos de 7 años, los seres humanos morimos y nacemos de nuevo simbólicamente, y a nuestro Ángel de la Guarda le gusta estar palpablemente presente en dichos momentos.

Estos días sólo hay que llamarlo por su nombre o por el nuestro, que es prácticamente el mismo, para que se presente y lo sintamos, para que lo oigamos y hasta para que lo veamos directamente, de la misma manera que podemos ver cualquier otra cosa de este mundo.

Se ha perdido mucho el sentido mágico de estos días en favor de lo comercial y lo emocional, pero hay algo en nuestro interior que cada año y sobre estos días nos lleva a replanteamos nuestra vida, a hacer propósitos para mejorar, a visitar a los amigos y a la familia, a dar y recibir regalos, a compartir tristezas y alegría, y todo ello se debe en buena medida a que durante estos días nuestro Ángel de la Guarda se encuentra muy cerca de nosotros, tanto que casi lo podríamos tocar con las puntas de los dedos si estiráramos la mano, o ver si pudiéramos abrir los ojos del alma.

Seguir leyendo en la web “COMO VER A TU ÁNGEL DE LA GUARDA”