SELKIES Y RONAE

 

Selkies y ronae

La conducta aparentemente extraña de algunas especies animales, vista siempre desde la óptica de los hombres, ha favorecido la creación de algunos seres fantásticos. Este es el caso de la foca fraile, un ejemplar que se libera del exceso del calor fuera del agua agitando las aletas y renovando su pelaje y la capa superficial de la piel. Los restos de piel que abandona sobre las rocas han fomentado la creencia de una nueva especie animal, que los antiguos llamaban «pueblo foca», de quienes pensaban que eran mitad hombres y mitad focas.

Los celtas tenían un modo muy peculiar de entender la caza en el que entre el cazador y la pieza se establecía un vínculo espiritual. Existen leyendas sobre la roane, que significa «foca» en celta y que no era un simple animal, sino que escondía una bella doncella debajo de su piel, lo que explicaba que en ocasiones se la quitaran. Muchos relatos cuentan los amores entre un hombre y una doncella foca, que se ve obligada a vivir entre los humanos porque éste le ha robado su manto, ya que según la tradición, los seres feéricos no pueden volver con los suyos si no regresan con su piel. Esta idea del manto robado no es exclusiva de las doncellas focas, pues se repite en otros seres, como en el caso de la doncella cisne.

Las roane pertenecen a un pueblo foca de Irlanda y Escocia, pero además de ellas en Europa se conoce a otro pueblo foca, en las islas Orcadas, en las Shetland, y en las frías aguas de Finlandia, Suecia o Rusia, donde las llaman selkies. Cuenta una leyenda que los miembros de este pueblo pertenecen a una antigua raza humana desterrada al mar por sus múltiples pecados, que fueron convertidos en focas, pero a los que se permite adoptar su antigua forma en contacto con la tierra. Las selkies son más peligrosas que sus hermanas irlandesas y no dudan en matar a los hombres de malas intenciones. Hay que explicar que estas focas han aprendido a defenderse, cansadas del peligro constante que supone en sus vidas la presencia del ser humano, que les quita la piel con la intención de venderla. Y es que el hombre a veces muestra su lado más destructivo; quema árboles, mata animales, contamina ríos y, en el caso de las focas, les da muerte arrancándoles la piel con un cuchillo. Pero al pueblo foca no hay sólo que imaginarlo en grupo descansando sobre una roca, porque algunos viven junto a nosotros. Aquellas doncellas que perdieron la piel se vieron obligadas a marchar con los hombres y procrearon. Ellas y sus descendientes se confunden con los humanos, pero les delatan las manos, pues nunca perdieron las membranas entre los dedos.

25-Ronae-metirta.online

Ronae.

Cerca de John O’Groats, al norte de Escocia, hace muchos, muchos años ocurrió un suceso extraordinario. Él era cazador y tenía mujer e hijos, y como medio de ganarse la vida mataba focas y vendía sus pieles, pero aquella mañana no tuvo fortuna y se volvió sin la piel de una foca macho a la que había intentado dar muerte. Le había dado varias cuchilladas, pero era un ejemplar grande y fuerte, y todo esfuerzo fue en vano. Esa misma noche llamaron a su puerta. Dos muchachos le esperaban y lo obligaron a que los acompañara a una cueva llena de focas. Allí, en el suelo, yacía el animal con el que había luchado por la mañana. Sangraba por el costado y agonizaba. Los muchachos se convirtieron en foca y le suplicaron que lo salvara. Y así, siguiendo el consejo de los chicos, cogió el cuchillo con el que lo había herido y trazó un círculo alrededor de su herida. Poco después la foca se levantó como si nunca hubiera corrido peligro su vida. El cazador, consciente del daño que había hecho, prometió no atacar jamás a una foca y suplicó que lo dejaran marchar junto a los suyos. Los muchachos se intercambiaron miradas y lo acompañaron hasta su casa. Dicen que cuando entró, los chicos se volvieron convertidos en foca.

 

Y ADEMÁS

Para salvar la vida de una doncella foca herida por arma blanca hay dos pasos a seguir: el primero es entregarle a la foca la piel que le haya sido arrancada y, a continuación, ir con el cuchillo utilizado hasta el lugar en el que se encuentra y trazar con él un círculo alrededor de la herida, a la vez que se invoca una oración. Sólo de este modo se puede salvar la vida de una doncella foca.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES