NESSIE

 

Nessie

Las profundas aguas del lago Ness, al norte de Escocia, ocultan uno de los seres fantásticos con más visos de realidad, pues los científicos aún no han llegado a demostrar de manera fehaciente que Nessie, también conocido como el monstruo del lago Ness, sea sólo un ser de ficción. La primera noticia de su existencia nos llega en forma de leyenda, pues cuenta la tradición que fue San Columbano el primero en encontrarlo. En su periplo evangelizador, este santo fundó varios monasterios, se enfrentó a la corte borgoñesa y fue expulsado de Francia, pero en uno de sus múltiples viajes, se detuvo en un camino próximo al lago Ness y descubrió con sorpresa al ser que habitaba sus aguas. No sabemos con seguridad si San Columbano vio a Nessie en su peregrinación, ni siquiera sabemos si realmente Nessie existe, pero de lo que no nos cabe ninguna duda es que nunca un ser fantástico ha sido fotografiado tantas veces.

18-Nessie-metirta.online

Nessie el monstruo del lago Ness. Escocia.

Por las pruebas documentales de las que disponemos, descubrimos que Nessie es un monstruo oscuro de grandes dimensiones (mide entre 12 y 14 metros), y que tiene un largo cuello que termina en una cabeza relativamente pequeña, si la comparamos con el resto de su cuerpo. Los que creen en su existencia mantienen que Nessie es un plesiosaurio, un dinosaurio de agua, probablemente uno de los pocos supervivientes de los antiguos pobladores de la Tierra. Cabe preguntarse, ¿cómo es posible que todavía sobreviva un descendiente de los antiguos dinosaurios? ¿No habría tenido que reproducirse para ello? Éste es uno de los grandes interrogantes que hacen dudar a los más descreídos, así como el hecho de que se han realizado diversas incursiones en el lago con sistemas electrónicos y nunca ha sido encontrado. Pero para tirar por tierra los argumentos de los científicos más sesudos se encuentra una evidencia: a diario miles de personas se acercan al lago Ness dispuestas a grabarlo o fotografiarlo y muchas lo consiguen. Es cierto que la mayor parte de las fotografías han sido trucadas, pero también parece demostrado que otras muchas no lo han sido. Si existe, ¿dónde se oculta el monstruo? ¿Cómo hace para desaparecer a su antojo? Algunos de sus defensores afirman que en el fondo del lago se encuentran unos canales que comunican con el mar y también hay que valorar las peculiaridades físicas del lago, que podrían desvelamos el misterio de sus aguas, ya que es largo y profundo (con 39 kilómetros de largo y 230 metros de profundidad), lo que unido a las montañas que lo rodean, que le dan cierta oscuridad, provoca que sean fácilmente distorsionables las imágenes que se reflejan en sus aguas. Unos hablan de troncos que se mecen, otros de patos, tal vez algún otro animal, quién sabe. Puede ser sólo un efecto óptico. Pero, ¿es posible que eso pueda causar tanta expectación? ¿Cómo se puede explicar que después de catorce siglos aún no se haya podido resolver el enigma? ¿No será que queremos negar lo innegable?

 

Y ADEMÁS

En abril de 1960, el ingeniero inglés Tim Dinsdale grabé desde el aire un ente que se desplazaba sobre las aguas del lago Ness a unos 11 kilómetros por hora. Según sus primeras apreciaciones, aquella figura parecía tratarse de una criatura acuática viva que se desplazaba por propia voluntad, y no de un objeto que se movía por la inercia del agua

En el año 565 d. C. un jovencísimo San Columbano recorría Irlanda predicando. Dicen que se encontraba en un valle cercano al lago Nes, cuando vio un largo cuello que atrajo su atención. Parecía real, y así lo confesó a sus coetáneos. Si lo dijo un hombre honesto, un santo, ¿por qué no teníamos que creerle?

Aunque en la Antigua Grecia ya utilizaban la palabra “ninfa” para designar a los espíritus femeninos de la naturaleza, en su origen sólo significaba novia, desposada, recién casada o mujer joven.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES