LEVIATÁN

 

Leviatán

El Leviatán es el más temible de los monstruos acuáticos, y su existencia se remonta al principio de los tiempos. Ya en la Biblia aparece descrito como un animal perverso y huidizo, muy temido por los hombres y con gran capacidad destructiva. Se le representa como una serpiente de siete cabezas, pero también como un dragón de ojos fulgurantes. Es, por tanto, una encarnación del mal como principio cósmico, perteneciente a una cosmogonía primigenia, conservada gracias a las tradiciones populares.

Casi con toda probabilidad, el Leviatán debió de ser, en su origen, uno de los demonios que luchaban, y casi siempre vencían, al dios Baal de la cultura mesopotámica, pero durante el exilio babilónico de los judíos pasó a formar parte de la demonología hebrea, que hasta esa época apenas tenía relevancia. A partir de aquí las interpretaciones son muy variadas. Algunos mitos lo consideran una criatura creada por Dios, a quien ha de servir en el día del Juicio Final. Sin embargo, otras creencias lo relacionan con el Diablo e incluso con una función precursora de la del Anticristo.

15-Leviatán-metirta.online

Leviatán.

Según algunas tradiciones populares, recogidas por la literatura pseudo epigráfica, Dios creó al Leviatán y a otros monstruos marinos durante el quinto día de la Creación. De entre todos ellos, Leviatán era el más maligno y escurridizo, el más peligroso de todos, y el que tenía mayor poder de destrucción. Durante varios siglos gobernó los océanos e impuso el terror entre los marineros y pescadores. Su cuerpo de serpiente y sus siete cabezas de dragón lo hacían temible y espantoso, y tan grande fue el poder que Leviatán llegó a alcanzar, que Dios decidió dormirlo hasta el día del Juicio Final, cuando dicen que volverá a despertarse la bestia para servir a su señor legítimo. Sin embargo, según otros testimonios, el Leviatán perecerá por la mano de Dios cuando llegue el fin del mundo. Al menos, eso es lo que parece indicar esta cita de Isaías: «En aquel día el Señor con su espada cortante, grande y fuerte, castigará al Leviatán, serpiente tortuosa; y matará al dragón, que está en el mar».

 

Y ADEMÁS

En el “Libro de Job” figura una extensa descripción que hace Dios del Leviatán revelando la naturaleza del monstruo. En ella destaca que el cuerpo es como los escudos de bronce, con multitud de escama., muy apretadas entre sí Dice también que seas ojos son muy brillantes, “como los arreboles de la aurora”, que de su boca salen llamas y su nariz arroja humo. Explica cómo siembra el terror y su gran fortaleza: “Caerán rayos sobre él, mas no se moverá de su sitio”. Describe su corazón duro como la piedra y cómo «no sirve contra él ni espada, ni lanza, ni coraza; pues el hierro es para él como paja, y el bronce como leño podrido» e incluso termina diciendo que y no hay poder sobre la Tierra que pueda comparársele, pues fue creado para no tener temor de nadie. Mira de frente cuánto hay de grande; es rey de todas las bestias feroces.

Según el célebre exorcista Sebastien Michaëlis, autor de una clasificación de demonios a imitación de “La jerarquía celeste” que le dedicó a los ángeles, el Leviatán pertenece a la primera jerarquía demoníaca junto a los conocidos Belcebú y Asmodeo, habiendo sido los tres, en un tiempo anterior a la caída los príncipes de los serafines.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES