KRAKEN

 

Kraken

Si la existencia de algunas criaturas fantásticas parece más propia de la ficción, la de otras, como la del kraken, no deja lugar a dudas, aunque algunos de los relatos que se cuentan sobre él nos parezcan un poco exagerados.

El kraken es una especie de calamar gigante que aparece en el folclore noruego y que puede llegar a medir, según algunos testimonios, hasta dos kilómetros de largo, adoptando en ocasiones la forma de una isla. En las frías aguas de Noruega, en el mar del Norte, son muy frecuentes los avistamientos del kraken y los relatos de naufragios en alta mar por culpa de su furia. Desde el siglo XII se escuchaban noticias de marineros que decían haberse topado con criaturas del tamaño de una isla, pero hasta el siglo XVIII no se pronuncia su nombre por primera vez, cuando el obispo de Bergen, Erich Ludvig Pontopiddan lo menciona en su Historia Natural de Noruega en 1752. En esta obra el kraken ya aparece descrito como una isla flotante.

Cientos de testimonios y referencias podrían darse de este ser, lo que nos hace desechar la idea de que se trate de un ser sólo de ficción. Ya Plinio el Viejo, en su Historia Natural, escribió en el siglo I d. C. sobre sepias y calamares de tamaño gigantesco. Algunos de los testimonios más famosos y fiables nos llegan de la mano de un obispo de Midaros, que afirmó haber levantado un altar sobre una isla que resultó ser un kraken. En otros puntos del mundo, en las Bahamas, en las islas Bermudas o en Hawai, también se cuentan historias de pulpos gigantes que son confundidos con islas y que superan los 20 metros.

Todo buen relato de aventuras que transcurra en alta mar debe incluir un momento de tensión dramática provocada por la aparición de un enorme ser o de cualquier otra acción que desestabilice la nave, por ello tampoco falta la referencia a un kraken en el primer relato de Simbad el Marino, que aparece en la noche 538 de Las mil y una noches, cuando Simbad llega junto con un grupo de comerciantes hasta Basora y desembarcan en una isla. De pronto, cuando ya habían bajado los enseres y habían encendido fuego, el capitán del navío comenzó a dar gritos y a suplicar a los hombres que se subieran al barco, pues la isla sobre la que estaban no era tal isla. Es cierto que en ningún momento aparece en el relato el nombre de kraken, pero coincide perfectamente con su descripción.

13-El Kraken-metirta.online

El Kraken calamar gigante del folclore noruego de 2 Km de largo que adopta forma de isla.

El escritor francés Julio Verne se valía de una enorme cantidad de documentación para elaborar los argumentos fantásticos de sus novelas, que le han otorgado el calificativo de «padre de la ciencia ficción». En su obra Veinte mil leguas de viaje submarino, nos reveló la siguiente historia: el 17 de noviembre de 1861, la tripulación del buque de guerra francés Alecton se vio sorprendida por un monstruoso calamar. La embarcación se encontraba al nordeste de Tenerife y el comandante Bouguer fue el primero en atacarlo a golpes de arpón. Los intentos fueron vanos, pues ni arpones ni fusiles lograban atravesar la carne del animal. Finalmente, la tripulación logró pasar un nudo corredizo alrededor del molusco, pero lo único que consiguieron fue dividirlo en dos y quedarse con uno de sus tentáculos. Esta noticia de la época, que Julio Verne tacha de indiscutible en su novela, fue el hecho que inspiró al escritor la descripción del kraken de más de ocho metros de largo que ataca a la nave Nautilus en su libro.

 

Y ADEMÁS

Muchos pescadores achacan al kraken las sorprendentes desapariciones de barcos en alta mar.

Es posible reconocer desde lejos la zona en la que se encuentra un kraken sin necesidad de acercarse. La primera señal es una isla que no figura en los mapas, y la segunda una gran cantidad de peces cerca de ella, en su mayoría: muertos. El kraken atrae hacia sí bancos de peces para luego devorarlos. El capaz de engullir cientos de peces a la vez, que Más tarde expulsa, de ahí los restos de peces que aparecen próximos a él de los que nunca ha vuelto a saberse nada.

El último alistamiento de un kraken del que hemos tenido noticia se produjo en el Estrecho de Gibraltar. El 31 de julio de 2003, la prensa publicó la noticia de que en la playa de Tejar en Tarifa, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil habla encontrado en la orilla un ejemplar de calamar gigante. Se trataba de una hembra de cefalópodo perteneciente a la especie Architeuthis dux, que pesaba 45 kilos y medía más de cinco metros.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES