KELPIES

 

Kelpies

Los kelpies son los caballos acuáticos más famosos que existen. Proceden de los ríos de Escocia y, en ocasiones, tienen la capacidad de adoptar la forma de un hombre, aunque lo más normal es que aparezcan representados como jóvenes corceles blancos, sin montura, pero con unas riendas mágicas. Se dice que quien consigue arrebatarle las riendas a un kelpie podrá utilizarlas para su conveniencia, pues se convierte en merecedor de este beneficio al haber demostrado su valor ante el extraordinario animal.

Existen muchas versiones de este motivo folclórico. En algunos pueblos se trata de una especie de competición de fuerza y habilidad entre el kelpie y un hombre. Es habitual que el caballo tiente a su contrincante desde una de las orillas del río para que monte sobre él y sólo si el mozo es rápido y resuelto, podrá quitarle la brida al kelpie y someterlo, pero si flaquea en su propósito, lo que suele ser habitual, el caballo se lanzará a toda velocidad sobre las aguas y le dará un buen chapuzón, le revolcará por las aguas o, en el peor de los casos, lo devorará allí mismo para intimidar a los más osados.

12-Kelpies-metirta.online

Kelpies caballos acuáticos.

En su famosa obra Popular Rhymes of Scotland, Robert Chambers cuenta el caso de un aristócrata que se atrevió a colocarle una brida propia de los caballos que tienen los humanos a un kelpie. El resultado fue simplemente asombroso: para su sorpresa y la de todos sus vecinos, el kelpie se sometió a su voluntad. Graham de Morphie, que así se llamaba aquel noble, se sirvió del animal para que transportara las enormes piedras con las que estaba construyendo su castillo. Lo que ocurrió fue que, cuando al fin estuvo terminada la obra, el noble cometió la imprudencia de quitarle la brida al caballo. Entonces el kelpie echó a correr hacia el río más cercano y se precipitó en sus aguas. A mitad de camino, cuando ya nadie podía detenerlo, se detuvo para maldecir a toda la familia de Graham, sobre la que se cebó el infortunio mientras éste estuvo con vida. De manera que siempre tendremos que tener cuidado cuando nos encontremos un kelpie: lo mejor es no dejarse tentar por él y si estamos muy seguros de poder doblegarlo, no soltaremos las bridas por nada del mundo.

 

Y ADEMÁS

En otras leyendas, el kelpie, convertido en un guapo galán que ronda cerca de las ríos, seduce, secuestra o viola a las jovencitas que se aventuran a bañarse en las aguas donde mora el animal.

La imaginería popular siempre ha fantaseado con la fogosidad sexual de los caballos, haciendo protagonistas de estas historias a jovencitas que dejan de ser vírgenes en repetidos encuentros con el animal. El motivo viene de lejos. Los centauros ya eran aficionados a tomarse estas libertades con las doncellas griegas. Y en la mitología clásica, la ninfa Filira le solicita a Zeus que la convierta en yegua para huir del acoso del dios Cronos, que quería abusar de ella. Cuando Cronos descubre el engaño, se convierte él mismo en caballo, y así consigue darle caza a Filira, de cuya unión nacerá el centauro Quirón.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES