BEHEMOT

Behemot

Cuenta la Biblia que al principio de los tiempos Dios creó a dos seres monstruosos, al Leviatán y al Behemot (también llamado Bahamut). La primera descripción de este monstruo la encontramos en el Libro de Job, donde leemos que el Behemot era un hipopótamo o un buey de gran tamaño y fuerza descomunal. Sus huesos eran como pilares de bronce, tan robusto era su lomo, y Dios, que lo consideraba una de sus principales obras, lo creó para hacer uso de su espalda. Vivía debajo de los lotos y en los lugares pantanosos y absorbía con tal vigor el agua de los ríos, que era capaz de agotar el Jordán en uno de sus sorbos. Al igual que el Leviatán, la figura del Behemot servía para mostrar la pequeñez del hombre en comparación con Dios, que era el único que podía acercarse de frente a él sin temor a su ataque. Sin embargo, aunque tradicionalmente se ha considerado que el Behemot era un buey o un hipopótamo, la descripción de este ser parece coincidir con la de un dinosaurio. Para algunos biólogos y científicos, este texto de la Biblia podría ser el primer testimonio escrito de la existencia de los dinosaurios.

2-Behemot-metirta.online

Behemot o Bahamut hipopótamo o buey de gran tamaño y fuerza.

Independientemente de la forma que tuviera, por su fuerza descomunal, se le identificó con el toro, el buey, el hipopótamo o el elefante; de hecho, los primeros mamuts congelados de Siberia fueron bautizados con el nombre de Behemot. En la literatura apócrifa y en la leyenda judía también mantuvieron esta creencia y, una vez desprovisto el Behemot de su naturaleza de buey, fue considerado únicamente un monstruo de grandes fuerzas. La fama de la resistencia casi divina del Behemot hebreo llegó hasta los desiertos de Arabia, según cuenta Borges en su Libro de los seres imaginarios, donde alteraron nuevamente su imagen y lo convirtieron en un pez de fuerza sobrenatural que sostenía el mundo. Así se explica que en la tradición islámica aparezca el mismo nombre asociado a un animal completamente diferente.

Para comprender mejor las distintas formas que ha adoptado el Behemot a lo largo de la historia, lo resumiremos de la siguiente manera: aparece enunciado por primera vez en el Libro de Job, donde lo describen como un hipopótamo (aunque tal vez lo que estaban viendo era un dinosaurio); de la concepción hebrea como hipopótamo pasó a la tradición judía transformado en un buey maravilloso, y así fue honrado por los rabinos; de la cultura judía se extendió posteriormente a la tradición islámica, que lo despojó de su naturaleza de animal terrestre y conservó de él sólo su fuerza, por lo que aparece en el siglo IX descrito como un pez en Las mil y una noches; y de la imagen generalizada de animal de potencia descomunal ha pasado al siglo XXI, en los juegos de rol, como un dragón de una fuerza gigantesca. Actualmente se prefiere el nombre de Bahamut al de Behemot, aunque ambas palabras tienen el mismo origen.

 

Y ADEMÁS

“Behemoth» es una palabra de origen hebreo que significa “bestias», según aclara Fray Luis de León en su «Exposición del Libro de Job».

En la noche 496 de »Las Mil y una noches» un ángel explica a Buluqiya el origen del mundo. Según narra, la Tierra consta de seis estratos, superpuestos uno encima de otro. Sobre la espalda de un ángel se colocaron las siete tierras, pero como no era suficiente, colocaron debajo un peñasco de rubí Bajo la piedra colocaron un toro, y debajo de él, a un pez llamado Bahamut, que sólo Jesús podría ver.

 

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES