5 RITUALES DE TRABAJO CON SAL

 

-PENTAGRAMA DE SAL PARA LOS NEGOCIOS

-ESTATUILLA DE SAL PROTECTORA DEL TRABAJO

-RITUAL DE SAL PARA ENCONTRAR TRABAJO

-ALFOMBRA SALADA CHINA CONTRA LOS MALOS CUENTES

-FUMIGACIONES PARA LOGRAR ASCENSOS

 

cenefa.jpg

PENTAGRAMA DE SAL PARA LOS NEGOCIOS

SOLAAGUILAR-336x280px

En las artes mágicas existen muchísimas figuras que poseen connotaciones esencialmente esotéricas. El pentagrama es, seguramente, una de las figuras más reconocidas y poderosas a la vez, ya que su uso se remonta prácticamente a la época del filósofo griego Pitágoras, si bien se popularizó en la Edad Media.

Un pentagrama es, esencialmente, una estrella de cinco puntas dibujada de un solo trazo. Para Pitágoras y sus discípulos, se trataba de un signo mágico y espiritual a la vez, dado que la figura representaba la armonía entre el cuerpo y el espíritu. Para los bogomilos de los Balcanes, esta figura manifestaba sus cinco elementos sagrados: luz, viento, aire, fuego y agua, y se cree que llegaron a emplearla en sus lápidas funerarias como una forma conceptual de entender la vida y los tránsitos hacia el mas allá.

Al margen de las creencias, desde el prisma económico y de los negocios, el pentagrama es la estrella de la suerte, es capaz de proyectar la higiene, la salud y las buenas vibraciones, algo sin duda ideal para todo tipo de empresa.

En el ritual que nos ocupa, fusionaremos los dos elementos mágicos, de manera que obtendremos un encantamiento dotado de la energía ancestral del pentagrama que será aumentada con la sal.

1-Pentagrama.metirta.online

Pentagrama.

Cabe decir que el ritual tendrá numerosas aplicaciones, como potenciar la buena marcha de un negocio, mejorar las relaciones de los trabajadores, provocar una carga energética saludable y lograr que la economía esté saneada. Es pues un ritual multidisciplinar que puede servir para casi todo.

 

INGREDIENTES

1 cartulina amarilla.

Tinta dorada.

Aceite de esencial de romero.

1 pincel. Sal fina.

Raspadura de piel de naranja.

Sal gorda.

Papel de pergamino.

1 vela marrón.

 

PREPARACIÓN

Para iniciar el ritual que seguidamente vamos a realizar, elegiremos preferentemente un miércoles a las doce, hora solar. Es preferible que el día escogido no esté nublado, siendo muy benéfico realizarlo con la ventana abierta de par en par.

Sobre una mesa o altar dispondremos la cartulina amarilla y con la tinta dorada dibujaremos sobre toda su superficie un pentagrama o estrella de cinco puntas. A continuación, reseguiremos el dibujo con el pincel impregnado del aceite esencial de romero.

ritual-de-agua-de-rosas-para-enamorar2-1

En un cuenco mezclaremos la sal fina con la ralladura de naranja, e iremos depositando la mezcla sobre la huella dejada por el aceite esencial de romero de manera que la mezcla se adhiera e incorpore a la figura del pentagrama.

Tomaremos un puñado de sal gorda con ambas manos, y alzándolas al cielo realizaremos en voz alta nuestra solicitud de armonía, logros y prosperidad laboral. Hecho esto, iremos depositando los granitos de sal gorda en cada una de las cinco puntas del pentagrama, formando pequeños montones.

Llegados a este punto, deberemos escribir con la tinta dorada y sobre el papel de pergamino nuestra petición, teniendo buen cuidado de realizarla de la forma más directa y concreta posible. Sellaremos el ruego con nuestra firma y cubriremos el papel con un montón más de sal gorda, teniendo cuidado de dejar un espacio libre en el centro.

Acto seguido, unciremos un palillo con el aceite esencial de romero y grabaremos, desde la base y en dirección a la mecha, la palabra «prosperidad» en un lado de la vela. En el otro lado nuestro nombre completo, es decir, nombre de pila y apellidos.

vela8

Tras el paso anterior, mojaremos la vela con el aceite de romero en la misma dirección en que hemos grabado anteriormente las palabras. Encenderemos la vela con cerilla de madera y, derramando unas gotas de su cera en el centro del papel de pergamino, anclaremos la vela y recolocaremos la sal gorda de manera que forme un montículo alrededor de ella.

Dependiendo de la naturaleza de nuestra solicitud, podemos potenciar la petición poniendo una tarjeta de nuestra empresa o la del cliente que deseemos conseguir. En caso de carecer de ella, podemos sustituirla escribiendo en el reverso del papel de pergamino nuestro nombre o el de la persona o de la entidad en cuestión.

Deberemos encender la vela marrón a diario durante diez minutos, tiempo que destinaremos a concentrarnos en nuestra solicitud.

Cuando la vela se haya consumido, o cuando la petición se haya hecho efectiva, recogeremos el conjunto, lo envolveremos en la misma cartulina amarilla, compraremos una maceta de buen tamaño y enterraremos en su interior la magia. Sobre ésta plantaremos con tierra nueva un pequeño árbol. No importa que éste sea un frutal o uno de hoja perenne o caduca, lo que no es conveniente es que sus ramas sean espinosas o sus hojas en forma de aguja, como podrían ser las del pino.

cenefa1

ESTATUILLA DE SAL PROTECTORA DEL TRABAJO

En un antiguo relato talmúdico podemos leer: «…Rabha creó un individuo y lo mandó al Rabí Zera. Éste dirigióle la palabra, mas no obtuvo respuesta. Entonces díjole “tú tienes origen en la magia vuelve al polvo” y el ser se deshizo ante sus propios ojos. Era arena». Según parece, los judíos cabalistas tenían el conocimiento necesario para crear golems, unas estatuillas de barro a las que insuflaban vida para que trabajasen para ellos.

Los totems americanos, los muñecos vudú, los ídolos romanos, los gólem de la tradición judaica o las figurillas mágicas de la Edad Media, son una muestra de la profusión de la idolatría mágica. Para los teúrgos es posible transmitir la energía psíquica a un objeto inanimado que tendrá mucho más poder cuando su forma sea humana.

SOLAAGUILAR-336x280px

En la actualidad, podemos encontrar velas de diferentes colores que son pequeñas estatuillas con cuerpo masculino o femenino y que acostumbran a prenderse para todo tipo de peticiones.

Quizá la estatua de sal más popular sea la de la bíblica mujer de Lot, pero lo cierto es hay numerosas referencias en los grimorios (libros de tradición mágica) sobre estatuillas confeccionadas a partir de mezclar grasa, barro y sal, aunque también las hay elaboradas únicamente a partir de la sal endurecida.

En el ritual que nos ocupa vamos a construir un pequeño tótem, una estatuilla energética. Al igual que sucedía con el pentagrama, la estatuilla cumplirá varias funciones, podrá protegernos de las envidias de los compañeros del trabajo, de las malas relaciones con clientes o proveedores e incluso servirá para proteger nuestra empresa. Como siempre, todo dependerá del tipo de protección que solicitemos al efectuar el ritual.

 

INGREDIENTES

Agua corriente.

Vendas de gasa.

Sal marina.

1 vela de color marrón.

 

PREPARACIÓN

Comenzaremos por situar sobre la mesa de trabajo un paño lo suficientemente grande como para después poder modelar en él nuestra figurilla. También será factible desarrollar el ejercicio sobre un mármol. Sobre la superficie depositaremos las vendas de gasa que nos servirán para recoger y contener la estatuilla una vez modelada.

no-concflictos-judiciales-vela

Esparciremos la sal marina sobre las vendas. Dado que no se trata de elaborar un gran muñeco sino más bien una figurilla, no será necesario recurrir a mucha sal.

En el momento que tengamos la sal sobre la superficie de trabajo, nos concentraremos en la idea de crear una figura que posea la energía necesaria para ayudarnos en el trabajo. Debemos de pensar en la petición final. Por ejemplo, si lo que buscamos es que la estatuilla nos ayude en las relaciones con los compañeros de trabajo, ésa será la idea. Si lo que pretendemos es lograr una estatuilla para que nos proteja de posibles despidos, el pensamiento a invocar será el tema del despido.

Cuando pensemos en la petición, debemos verla en nuestra mente y desde allí canalizar la energía psíquica hacia las manos. Para acabar, situaremos las palmas de las manos sobre el lecho de sal magnetizándolo y dándole nuestro poder. Acto seguido invocaremos:

Esta es la sal de la vida. Esta es la sal de la muerte. Esta es la sal de los logros.

Con esta acción magnetizo la materia bruta que me servirá para crear un elemento protector con el fin de (indicaremos la petición). Y para ello, modelaré una figura que contenga mis pretensiones.

ritualvasoagua1

Tras el paso anterior y con la ayuda de un recipiente vaporizador de agua, de los que habitualmente podemos usar para regar las plantas, humedeceremos la sal. Debemos hacer con mucha moderación ya que si está humedecida en exceso no podremos modelarla. Tras mojar la sal esperaremos unos diez minutos y después volveremos mojarla de nuevo. Debemos repetir esta operación al menos tres veces.

Aproximadamente una hora después del proceso comentado, comenzaremos a manipular la sal para darle una forma humanoide. Debemos trabajar poco a poco, con paciencia, ya que de lo contrario costará más de realizar el muñeco.

Cuando el muñeco esté finalizado, lo humedeceremos ligeramente de nuevo para rectificar en su diseño. A continuación lo envolveremos cuidadosamente con las vendas, cortando los pedazos que sean necesarios para que la figura no pierda su semejanza con el cuerpo humano. Seguidamente guardaremos la estatuilla en el congelador.

Mientras dejamos congelar la estatuilla, aprovecharemos para realizar una nueva concentración, está vez para trabajar con la vela marrón. Lo primero será grabar en ella, ya sea con la ayuda de un punzón o de un palillo, nuestro nombre y dos apellidos. Acabado este proceso, escribiremos en la cera una palabra que tenga relación directa con lo que pretendemos a través del ritual.

Una vez realizados los trazos en la vela, la prenderemos con cerilla de madera y volveremos a pensar en el objeto de la práctica mientras la sostenemos entre las manos. En este caso pensaremos en la estatuilla de sal que estamos confeccionando. Después dejaremos arder la vela al menos una hora.

Pasado el tiempo requerido, extraeremos la estatuilla del congelador y la situaremos sobre la mesa de trabajo. Concentrados en la acción a realizar, inclinaremos la vela sobre el muñeco para que gotee. Al tiempo que la cera gotea, debemos pensar en el objetivo que persigue el ritual. Cuando la figurilla esté totalmente cubierta de cera, dejaremos que se enfríe y ya podrá ser utilizada.

Lo recomendable será que la guardemos en un cajón cerca de nuestra mesa de trabajo o en el mismo despacho. Si por las condiciones de nuestro trabajo la estatuilla no puede estar con nosotros, la guardaremos en la taquilla de vestuario.

Si lo que deseamos es que la figurita nos ayude en la distancia, debemos colocarla en un lugar seguro, lejos de las miradas de los demás, sobre nuestro contrato de trabajo o nómina.

cenefa1

RITUAL DE SAL PARA ENCONTRAR TRABAJO

Encontrar un trabajo no siempre resulta fácil. Al margen de la preparación, de nuestro currículum o de la forma de buscar, hay muchas otras facetas que intervienen en el aspecto laboral que nos ocupa. Es preciso tener interés, pero no manifestarlo de forma exagerada. Es necesario disponer de ayudas, contactos y muy buena suerte.

cura-verruga-moneda

Los chamanes tienen un principio activo que recogió el antropólogo Carlos Castaneda cuando a través de sus libros nos hablaba del indio Juan Matús: la no-acción. No queremos decir que quien busca su trabajo debe dejar de hacerlo, pues el «no-hacer» de los chamanes se refiere a otra cosa muy diferente. Ellos sugieren que realicemos todas las acciones que sean necesarias para lograr nuestros objetivos, pero que lo hagamos con normalidad, no como si fuera una acción indispensable. El chamán aconseja actuar con sosiego, tranquilidad y despreocupación, ya que de esta forma liberamos nuestra energía y evitamos los bloqueos que producen los miedos.

La forma de actuar más chamánica sería buscar trabajo repitiéndonos consignas como «sé que necesito trabajar y que tendré el trabajo que merezco», en lugar de «no tengo trabajo y no sé cuándo lo conseguiré». Otra frase que nos puede ayudar mucho es «tengo la seguridad de poder asumir el trabajo que me ofrecerán», en lugar de «no sé si estaré a la altura de lo que me ofrezcan». Una última reflexión sería «si en este trabajo no me cogen, sé que lo harán otro. Seguiré buscando», en lugar de preocuparnos pensando «mira que si no me cogen… Quizá mi perfil no les ha parecido correcto».

Sabemos que no es fácil trabajar con afirmaciones como las mencionadas, pero al hacerlo así logramos que la psique se relaje. Conseguimos que en una entrevista de trabajo sólo nos preocupe responder a ella con la mayor naturalidad, entereza y capacidad en lugar de estar pensando continuamente si le estamos cayendo bien al selector de personal, si estamos diciendo las palabras apropiadas o qué imagen estamos dando de nosotros mismos.

Con actitudes como las anteriores y con el ritual de sal para hallar el trabajo ansiado, estamos seguros que el lector tiene el éxito garantizado.

 

INGREDIENTES

Una muestra de las ofertas de trabajo.

Sal marina.

Sal gruesa.

Una fotografía personal reciente.

Cuatro monedas doradas o de oro.

Cuatro velas de color amarillo.

Una vela de color blanco.

 

PREPARACIÓN

El material esencial para este ritual es el texto donde se encuentra la oferta de trabajo. Debemos disponer del anuncio de la prensa en el que vimos la oferta o cualquier otro medio que lo comunique. Si se trata de un trabajo del que nos hemos enterado por un amigo o conocido, debemos apuntar en un papel los siguientes datos: nombre de la empresa, lugar en el que está ubicada, teléfono o dirección de contacto, cargo que nos disponemos a ocupar, etc. Si se diera el caso de disponer de un nombre para el contacto, o sabemos cómo se llamará la persona que realizará la selección de personal, también lo incluiremos en el papel.

SOLAAGUILAR-336x280px

Comenzaremos por colocar el papel de trabajo sobre el centro de la mesa. Alrededor de él trazaremos un círculo con la sal gruesa. En el momento de tirar la sal para describir el círculo, debemos pensar que estamos efectuando una acción de protección. Diremos en voz alta:

Con esta sal purificadora, trazo un círculo de protección y purificación para que el trabajo que deseo lograr en (nombre de la empresa) me espere hasta que yo llegue a él.

Acto seguido colocaremos una moneda dorada o de oro coincidiendo con los cuatro puntos cardinales. Podemos depositar las monedas en el orden que más nos apetezca, salvo en el caso de aquella que ocupe la posición del norte, que deberá ser la primera en colocarse.

El dinero cumple una función de mimetismo. De hecho, lo que deseamos lograr es obtener beneficios o ganancias, por eso, cuanto más valor posean las monedas que participan en el ritual, más estamos valorando la acción que emprendemos. Aunque los billetes de curso legal poseen más valor que las monedas, no debemos utilizarlos, pues al finalizar el ritual deberemos visualizar cuatro esferas de energía dorada emanando de la mesa. Ver las monedas e imaginar que se convierten en esferas de energía será mucho más fácil que hacer lo propio con papel moneda.

ritual-fertilidad-vela-metirta.online

Cada vez que depositemos una moneda en coincidencia con el punto cardinal, debemos concentrarnos y decir lo siguiente en voz alta:

Esta pieza representa el poder y la fuerza. Esta pieza manifiesta aquello que es obtenido.

Esta moneda es una avanzadilla de aquellas otras que podré lograr con este ritual.

Esta moneda simboliza el oro, la energía y lo vital, elementos que no me faltarán para lograr el trabajo que ansío.

El siguiente paso consistirá en proyectar la fuerza del ritual. Para ello debemos coger la sal marina fina y trazar con ella un triángulo lo suficientemente grande como para que en su interior quede todo el conjunto dispuesto hasta el momento. Es importante que el vértice superior del triángulo coincida con la vela que hemos colocado al norte.

Tras el paso anterior, colocaremos en cada uno de los vértices del triángulo una vela de color marrón. La cuarta vela deberá situarse directamente encima del papel en el que está la oferta de trabajo. Una vez colocadas, las encenderemos. De nuevo seguiremos el orden que más nos apetezca, salvo el caso de la vela norte, que será la primera en prenderse.

Las velas marrones representan la fuerza y los beneficios del esfuerzo, por ello son las ideales para las cuestiones laborales. Tras encenderlas, nos concentraremos en que arden para ayudarnos a lograr aquello que pretendemos.

Mientras arden las velas marrones, y con la ayuda de un punzón, escribiremos en la vela blanca nuestro nombre y la fecha de nacimiento, incluyendo además la palabra trabajo. Acabada esta operación, acercaremos la mecha de la vela blanca a la marrón situada al norte y la prenderemos. Una vez prendida, la situaremos justo al lado de la vela marrón que está en el centro de la disposición de los elementos, sobre el papel con la oferta de trabajo.

Tras el paso anterior, tomaremos la fotografía con la imagen personal entre las manos. Nos concentraremos pensando en que nuestra persona reciba toda la fuerza del ritual que estamos realizando. Acto seguido, depositaremos la fotografía junto a las velas.

Observaremos todo el conjunto, de dentro hacia fuera, y comenzaremos por mirar atentamente la fotografía que está sobre la oferta de trabajo y las velas que lo acompañan. Después prestaremos atención al círculo con las monedas y finalmente observaremos el triángulo con sus velas. Realizada esta observación, procederemos a relajarnos cerrando los ojos y pensando en el motivo del ritual: encontrar trabajo.

Cuando consideremos que estamos lo suficientemente relajados, fijaremos la atención en las cuatro monedas. Intentaremos retener su imagen en la mente para después cerrar los ojos y convertirlas en cuatro puntos de luz. Debemos imaginarnos que cada esfera es una bola que crece en nuestro interior, hasta que las cuatro esferas formen una sola mucho mayor.

Llegados a este punto imaginaremos que la esfera energética del trabajo sale de nuestro exterior. Debemos sentirla frente a nosotros, en el pecho, cada vez más grande. Cuando haya crecido lo suficiente, como si fuera una pelota, situaremos las manos frente a nosotros e imaginaremos que tomamos la esfera sosteniéndola por sus lados. En ese momento invocaremos:

Por el poder del sagrado círculo protector aquí presente en la sal, yo, (indicar nombre), me dispongo a utilizar la fuerza de la energía para hallar el trabajo que necesito.

Por el poder de la sagrada forma del triángulo que manifiesta cuerpo, alma y espíritu, yo (indicar nombre) pido a las fuerzas de lo insondable que me ayuden a lograr lo que merezco.

Por el poder de este fuego, manifestado en las llamas de las velas, lanzó esta energía al infinito para que desde allí las entidades ocultas y protectoras me ayuden a lograr que (nombre de la empresa) me contrate para que yo, (indicar nombre), pueda realizar el trabajo que justamente necesito y ansío.

Tras la invocación anterior imaginaremos que cogemos con seguridad la esfera de energía y la lanzamos al cosmos. Con esta acción daremos por concluido el ritual, recordando que debemos dejar que las velas se consuman hasta el final. Cuando ello ocurra, recogeremos todos los elementos que hemos utilizado y los guardaremos en una bolsa amarilla hasta que tengamos una respuesta, ya sea negativa o positiva, de la oferta del trabajo.

En el momento que ya dispongamos de una resolución, debemos de enterrar el contenido de la bolsa, bien sea en una maceta o en plena naturaleza, ya que de esta manera estamos asegurando la estabilidad de lo obtenido y clausurando definitivamente el rito.

cenefa1

ALFOMBRA SALADA CHINA CONTRA LOS MALOS CUENTES

Puede parecer poco elegante hablar de buenos y malos clientes, pero en honor a la verdad sabemos que ambos existen. En establecimientos públicos, existe por lo general la persona que siempre genera negatividad y problemas, que continuamente se queja de todo y no trata correctamente a los dependientes. Es un tipo de cliente que, además, suele plantear problemas a la hora del pago. De igual forma, y sin caer por ello en la sumisión, vemos a clientes que son amables y no tratan con soberbia a los demás, amén de pagar sin protestar.

energia-rafael-miel

Es evidente que las artes mágicas no pueden cambiar en cuestión de segundos la naturaleza de una persona, pero sí influir en su campo energético y magnético provocando ciertas alteraciones de su esencia.

Como veremos seguidamente a través del ritual, quien pase por encima de la alfombra de sal, descargará sus tensiones y quizá así logremos que rebaje su enfado, alivie sus bloqueos e incluso que cuando entre en nuestro negocio o empresa, pero también en cualquier otro lugar donde ubiquemos la alfombra, lo haga con armonía y positividad.

La alfombra es una antesala de la casa, y al pisarla nos purificamos para entrar en el recinto. Los antiguos sacerdotes chinos colocaban sus alfombras, ya de por sí protegidas a través de su diseño, sobre círculos, triángulos o rombos de sal purificadora para que absorbieran la negatividad del recién llegado. Pero la creencia de la alfombra protectora no es exclusiva de oriente. En algunas regiones de Marruecos, cuando un visitante de la casa o negocio pasa por encima de la alfombra, el anfitrión (a ser posible la anciana de la casa) debe quemar ligeramente una orla de la estera para alejar el posible mal de ojo del recién llegado.

Al preparar la alfombra salada china, estamos haciendo confluir dos parámetros mágicos muy importantes, el diseño y lo etérico. En oriente se cree que la alfombra o estera, más allá de un puro objeto ornamental, está diseñada basándose en las ideas y sentimientos. Con la alfombra se pretende transmitir una sensación, una impronta. Por ello, la mayoría de figuras geométricas de la alfombra como el rombo, los corchetes o los triángulos manifiestan la protección. Si además de ello incluimos sal, el alejamiento de lo impuro será absoluto.

2-Dragon Chino.metirta.online

Dragón Chino.

Como habrá comprobado el lector, el sistema de protección al que nos estamos refiriendo no es exclusivo de los negocios, ya que nos servirá también para proteger la habitación de un enfermo colocando una alfombra al pie de su cama, o en la entrada del recinto. Igualmente nos será de mucha ayuda para expulsar el mal de la casa situando la alfombra encantada en el umbral de la puerta.

 

INGREDIENTES

Una alfombra o felpudo.

Sal marina.

Miel.

Una tela de color negra.

Cinta adhesiva ancha.

 

PREPARACIÓN

Como veremos, la confección de este potente elemento mágico es muy sencilla. De entrada sólo necesitamos una alfombra de uso cotidiano, aunque debe tratarse de una que sea apta para poner en la entrada de un negocio, local comercial o vivienda.

Colocaremos la alfombra al revés sobre la mesa de trabajo. Con la ayuda de un pincel aplicaremos una capa de miel en forma de cuadrado, cuyos lados no sobrepasen los 20 centímetros de longitud. La miel tendrá la función de dulcificar y apaciguar las malas vibraciones al tiempo que nos será de gran ayuda para que la sal quede adherida a la alfombra.

Introduciremos la sal en una caña pequeña y con su ayuda trazaremos con sal una estrella de cinco puntas. Después, con la misma caña y también con sal, rodeando la estrella, trazaremos un círculo. Estas dos figuras servirán para concentrar todas las energías situadas sobre la alfombra que posteriormente serán purificadas por la estrella.

Acabada la fase anterior, escribiremos en la tela el nombre de la empresa en la que colocaremos la alfombra con un rotulador. En el caso de tratarse de una vivienda, debemos escribir los apellidos de todos los habitantes de la casa.

Hemos escogido una tela de color negro, ya que esta tonalidad tiene una mayor capacidad para absorber todo lo negativo. A algunas personas el negro puede parecerles pernicioso. De ser así, el mejor color sustitutivo será el blanco, catalizador de la paz y la serenidad.

Pondremos la tela sobre la alfombra, de forma que cubra la capa de miel y el dibujo de sal. Concluiremos aplicando en todos los laterales de la tela la cinta adhesiva para evitar que se desprenda.

Una vez hemos finalizado la elaboración de la alfombra, será el momento de consagrarla y personalizarla para el uso que ha sido preparada. Para ello debemos colocarla en el suelo de la habitación de trabajo. Acto seguido, nos situaremos de cara al este descalzos sobre la alfombra. Cerraremos los ojos y nos relajaremos con la ayuda de la respiración. En este momento no debemos pensar en el objetivo que nos ha llevado a preparar la alfombra, únicamente tenemos que sentir la fluidez de la energía en el aire. Debemos percibir cómo va desde nuestra cabeza proyectándose hacia nuestros pies.

SOLAAGUILAR-728x90px

Pasados unos diez minutos de relajación, debemos de centrar toda la atención en pensar que la acción que estamos efectuando servirá para purificar una casa o negocio. Por ello debemos llevar a la mente el nombre del lugar en el que situaremos la alfombra. Bastará que repitamos la palabra «protección» seguida de aquello que hemos escrito en la tela de color negro o blanco.

Tras el paso anterior, debemos dejar la alfombra a la intemperie por espacio de tres días. Cuando haya transcurrido este tiempo, podremos colocarla en el lugar definitivo.

A fin de preservar la magia de la alfombra y de poder limpiarla de forma periódica, aconsejamos que al menos una vez cada trimestre, quizá coincidiendo con el cambio estacional, se quite la tela y se limpien la sal y miel de la alfombra. Para este proceso bastará con un cepillo y un poco de agua. Cuando la alfombra ya esté seca, podremos repetir el proceso de aplicar tanto la miel como la sal, que deberán de ser cubiertas de nuevo por la tela.

cenefa1

FUMIGACIONES PARA LOGRAR ASCENSOS

examenes-incienso

La purificación y eliminación de lo tóxico, adverso o negativo a través del humo es casi tan antigua como el hombre. En casi todos los cultos vemos a los sacerdotes quemando resinas, hojas de plantas aromáticas e inciensos para liberar las condensaciones energéticas de sus templos o de los hogares e incluso de aldeas enteras.

El acto de fumigar es un ritual que suele estar unido al culto de los cuatro elementos, ya que en él se manifiestan la tierra a través de las resinas u hojas que serán quemadas, el fuego como protagonista de la combustión, el agua desprendida en forma de vapor y humo, así como el aire elemento al que finalmente llega la fumigación, que es liberadora, puesto que despeja el ambiente, elimina las impurezas y ayuda a quien está presente a sumergirse en un ambiente de paz.

 

INGREDIENTES

Una caldero o recipiente que acepte fuego.

Carbones de incienso.

Inciensos de mirra y almizcle.

Sal fina.

Piel de limón macho.

Contrato de trabajo u hoja de salario.

Un sobre de color amarillo.

 

PREPARACIÓN

Como podrá imaginar el lector, para efectuar esta práctica debemos de recurrir al humo purificador que tiene el objeto de limpiarnos de impurezas al tiempo que nos ayuda en la proyección laboral.

Comenzaremos por recurrir a una olla de barro cocido o metálica, pero que no pueda romperse ni deteriorarse en forma alguna cuando apliquemos el calor de la combustión producida por los carbones.

limon5

Empezaremos el ceremonial sosteniendo un puñado de sal en el hueco de las manos. Nos concentraremos y pensaremos en que la sal nos ayudará en la protección del ritual. Acto seguido colocaremos la sal en el fondo del recipiente.

Encenderemos los carbones para el incienso, al menos cuatro o cinco, y con la ayuda de unas pinzas los situaremos sobre la sal, teniendo mucha precaución de hacer todo ello a cierta distancia, ya que la sal suele crepitar al entrar en contacto con el fuego y podría saltarnos una chipa al rostro.

En un pequeño recipiente, por ejemplo un vaso, colocaremos a partes iguales tres cucharadas de cada uno de los inciensos, otras tres de sal y la piel del limón macho. Los mezclaremos con la ayuda de una cucharilla de café. Seguidamente sostendremos el vaso con las dos manos pensando que los elementos allí contenidos nos ayudarán a lograr los propósitos deseados.

Tras el paso anterior entraremos en relajación y nos concentraremos fijando la vista en los carbones que combustionan en el fondo del recipiente. En este momento debemos pensar en el ascenso o la mejora de trabajo que esperamos lograr. Debemos ver imágenes positivas y armoniosas que indiquen la próxima llegada del éxito. Una buena visualización sería ver al jefe o encargado de personal comunicándonos un ascenso en la empresa.

Situaremos el contenido del vaso en el hueco de la mano derecha y, sin perder la concentración, con los dedos corazón pulgar e índice de la mano izquierda, tomaremos pequeños puñados de incienso con sal y limón y los tiraremos sobre el carbón para que humee. La fumigación habrá comenzado. Cuando todo el incienso haya sido depositado sobre el carbón, observaremos la evolución del humo durante unos instantes. Podemos esperar unos cinco minutos antes de seguir al próximo paso, tiempo que aprovecharemos para sentir que el poder del aroma combustionado entra en nuestro ser y con ello nos da energía, vitalidad y más valía para cuando llegue el momento de enfrentarnos al nuevo cargo u ocupación.

Transcurrido el tiempo preciso, al tiempo que humea el recipiente, cogeremos el contrato de trabajo o la hoja de salario con ambas manos y pediremos en voz alta el merecido ascenso. Debemos dejar que el humo influya sobre el papel por lo menos durante unos cinco minutos.

El ritual finalizará cuando los carbones se hayan consumido en su totalidad. Será en ese momento en el que hemos de guardar el contrato o la hoja de salario en el sobre de color amarillo. Llevaremos este documento encima durante todos los días en los que debamos negociar nuestro ascenso e incluso el día que efectuemos su petición.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←RITUALES DE TRABAJO

←RITUALES