19.- SITIOS DE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO DEL VALLE DE CÔA Y DE SIEGA VERDE.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DESDE 1998/2010

 

Ni tan espectacular ni conocido como Altamira o Atapuerca, el antiquísimo yacimiento salmantino de arte rupestre de Siega Verde contiene, no obstante, una extraordinaria concentración de petroglifos del Paleolítico Superior única en su género en el mundo, una muestra excepcional de los primeros ejemplos de la creación simbólica y el inicio del desarrollo cultural del ser humano. Siega Verde completa, con sus 645 grabados ejecutados en una escarpadura formada por la erosión fluvial, la inmensa riqueza artística de los yacimientos del vecino valle de Côa, al otro lado de la frontera, en tierras portuguesas.

1-Mapa de situación de Siega Verde

MAPA DE SITUACIÓN DE SIEGA VERDE.

EL YACIMIENTO DE SIEGA VERDE

Desde Ciudad Rodrigo, por la SA 324, en un desvío de la carretera que une las localidades de Castillejo de Martín Viejo y Villar de Yegua, se alcanza la Estación Arqueológica de Arte Rupestre de Siega Verde, que en 2010 fue declarada Patrimonio de la Humanidad, como ampliación de los yacimientos del contiguo valle del Côa, en Portugal, que ya gozaban de ese reconocimiento desde 1998.

Siega Verde se encuentra en las márgenes del río Águeda, unos 15 km aguas abajo de la salmantina Ciudad Rodrigo, en torno al puente y viejo molino del mismo nombre, donde el curso del río tiene su último vado antes de encajarse en las Arribes del Duero y en el que permanecen pozas con agua incluso en los momentos de mayor estiaje. Es un lugar especial elegido por los hombres de la prehistoria por tratarse de una zona de paso y un privilegiado punto de control y observación de los animales que acudirían a este abrevadero permanente.

Es ahí, en la margen izquierda del cauce, donde se encuentra este excepcional yacimiento rupestre datado en el Paleolítico Superior, hace entre 11.000 y 20.000 años. La herencia de los primitivos que habitaron en este entorno la forman casi un centenar de paneles marcados en los esquistos que contienen 645 figuras grabadas mediante diferentes técnicas. Las figuras reproducen sobre todo animales que se extinguieron al final del Pleistoceno (bisontes, uros, ciervos, équidos…), aunque también hay algunas figuras humanas e imágenes abstractas.

Se utilizaron, principalmente, dos técnicas para la realización de las imágenes, el piqueteado, que delimita a base de puntos el contorno de la figura, y la incisión o dibujo a través de una fina línea grabada, sistema preferido para las figuras de menor tamaño. Además, se utiliza en ocasiones, combinada con las técnicas anteriores, la abrasión o raspado, que da lugar a surcos más anchos o profundos.

2-Petroglifos de animales en el yacimiento de Siega Verde

PETROGLIFOS DE ANIMALES EN EL YACIMIENTO DE SIEGA VERDE.

EL AULA ARQUEOLÓGICA DE SIEGA VERDE

Al visitar el yacimiento, es conveniente comenzar por el Aula Arqueológica, perfectamente acondicionada, donde se documenta didácticamente el santuario rupestre. Desde el Aula, es posible alcanzar los grabados más accesibles (14 paneles) a través de un recorrido preestablecido y dirigido que tiene su punto de partida y destino aquí. Son dos los itinerarios previstos: uno, con una duración de una hora, y otro de treinta minutos.

 

EL YACIMIENTO DEL VALLE DEL CÓA Y DE SIEGA VERDE

Al otro lado de la frontera, en territorio portugués, se encuentra este importante yacimiento, que agrupa la mayoría de los núcleos de arte rupestre prehistórico situados a lo largo de las márgenes del río Côa, principalmente ubicados dentro del municipio de Vila Nova de Foz Côa. Desde esta población y desde las cercanas Castelo Melhor y Muxagata salen excursiones en todo terreno para recorrer el parque arqueológico (la Canada do Inferno, la Ribeira de Piscos y Penascosa son los destinos más interesantes). Antes de realizar la visita a los grabados prehistóricos es recomendable pasarse por el Museu do Côa. Está perfectamente integrado en el paisaje y en sus salas se muestra la vida y el arte en el Paleolítico.

 

←PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE ESPAÑA