12- DIVINIDADES CLÁSICAS (h.1804)

DIVINIDADES CLASICAS-metirta.online

DIVINIDADES CLÁSICAS (h.1804) En el rey de picas (hilera inferior, primera carta por la derecha) aparece representado un sultán turco, muy similar al del Tarot editado por Joseph Estel en Viena a principios del siglo XIX. La vecindad con el Imperio turco hizo que entre las figuras de los palos de las barajas de Tarot fuera frecuente la representación de personajes turcos. En los escudos sostenidos por las sotas de tréboles y diamantes (en la misma hilera, cartas dos y tres por la izquierda) puede leerse la referencia al fabricante de la baraja Lefer, fabricant á Paris. Puede observarse que en ambas sotas este texto está repartido entre los escudos de las dos imágenes; pero mientras en la primera la frase se lee manteniendo la carta en un sentido, en la segunda, cada parte del texto está escrita en el mismo sentido que el de la figura que sostiene el escudo.

SOLAAGUILAR-336x280px

Esta baraja fue realizada según los cánones de las de Tarot de fantasía alemanas. El modelo llegó a ser uno de los más populares en Francia a lo largo del siglo XIX, como lo demuestra el hecho de que fuera impresa y editada por diversos fabricantes de dicho país, como A. Lefer, LeQuart o Grimaud. Consta de 71 cartas, divididas en 22 triunfos de dos cabezas y 56 cartas de símbolos franceses.

A pesar del nombre que lleva la baraja, las imágenes reproducidas en los triunfos no son propiamente «divinidades», sino animales mitológicos, como sirenas o tritones, a los que se añaden escenas orientales. Las dos imágenes de la primera carta, que no tiene número, son prácticamente iguales: una especie de payaso arlequinado que sostiene una bandeja en su mano derecha con un muñeco que lo reproduce, mientras que lo señala con la mano izquierda; aunque muy similares, las dos imágenes no son iguales, ya que pueden observarse diversas diferencias entre ellas: las principales son la medida de los puñales que llevan al cinto y el coloreado de la ropa. Esta carta correspondería a El Loco de los Tarots esotéricos y a la excusa de los Tarots de juego. El resto de las cartas de los triunfos llevan números romanos en la esquina superior izquierda de las dos imágenes (siempre mirando las cartas en sentido vertical), ordenados del 1 al XXI. Cabe señalar que en las versiones posteriores de estas cartas aparecidas en Francia, la numeración de los triunfos es arábiga. Con la excepción de las cartas I y XV, en el resto de los triunfos una de las peculiares imágenes que aparece es la de un monstruo marino, la mayor parte de las veces hombres o animales con cola de pez o peces alados, mientras que en la otra mitad de la carta hay una escena con personajes orientales; por lo que las dos imágenes son totalmente independientes. Algunas de estas escenas orientales, junto a otras relativas a la mitología griega y a la vida en Europa en aquella época, aparecieron en una baraja de Tarot de 54 cartas publicada por Joseph Estel de Viena también a principios del siglo XIX. Las dos imágenes del triunfo número XV son dos monstruos marinos semi humanos con cola de pez, una especie de sirenos o sirenas. En cambio, las de la carta I son más «tradicionales» en este tipo de barajas de Tarot de fantasía, ya que son un músico y una bailarina; a pesar de que sus ropas y su representación no son las más clásicas de acuerdo con los estándares de la Commedia dell’Arte, el músico y la bailarina del triunfo I pueden interpretarse como Arlequín tocando el arpa y su amada Colombina tocando la pandereta, respectivamente. Junto a las 21 cartas de triunfo y la carta sin número, componen la baraja de las Divinidades clásicas otras 56 cartas divididas en cuatro palos de símbolos franceses (picas, diamantes, corazones y tréboles), cada uno de los cuales se compone de diez cartas numerales (del uno o as al diez), en las que sólo aparecen los símbolos del palo en la cantidad que corresponde a la carta, sin índices ni nombres, y cuatro figuras dobles (rey, reina, caballero y sota), en las que tampoco aparecen nombres de las cartas, ni tampoco índices. Las figuras de los palos son dobles, de modo que, al colocarlas en vertical, no sea importante el sentido arriba-abajo en el que se coloquen; sin embargo, y a diferencia de lo que sería habitual unos años más tarde con el desarrollo de la litografía, las dos imágenes de una misma figura no son idénticas. Ello constituye una prueba de que en el dibujo original de la carta se realizaban ambas imágenes y no sólo una que luego se imprimía en los dos sentidos.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←LÁMINAS DE TAROTS

←HISTORIA DEL TAROT