1- FEDERALISMO – UNA VISIÓN GENERAL DEL FEDERALISMO.

 

Por: George Anderson. Forum of federations

 

cenefa1

 

La importancia del federalismo

 

El federalismo tiene una importancia creciente al mundo.

— Veintiocho países, que suponen más del 40 por ciento de la población mundial, se autodenominan federales o están generalmente considerados como federales.

— Casi todas las democracias con una gran población o extensión territorial son federales.

– Con la democratización, Argentina, Brasil y México están aconteciendo cada vez más federales.

– Bélgica, Etiopía y España son países anteriormente unitarios que han acontecido federales.

— El federalismo ha sido adoptado en entornos puesto-conflicto en Bosnia, la República Democrática del Congo, Irak, Sudán, y Suráfrica, y se está considerando en Sri Lanka y lo Nepal. — La Unión Europea tiene un buen número de características federales.

Las federaciones del mundo Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos de América, Etiopía, Islas Comoras, India, Irak, Malasia, México, Micronesia, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo*, Rusia, Saint Kitts y Nevis, Suráfrica, Sudán*, Suiza, y Venezuela

 

La variedad del federalismo

 

El federalismo se presenta en muchas variantes y contextos.

Las federaciones difieren mucho en su composición social y económica y sus instituciones. Incluyen países muy grandes y países muy pequeños, países ricos y países pobres, países que tienen poblaciones muy homogéneas y otros con poblaciones muy diversas. Algunas federaciones son democracias largamente consolidadas, mientras que otras tienen una historia democrática más reciente y problemática.

Las estructuras federales —los acuerdos institucionales internos—varían mucho. Las federaciones pueden tener dos unidades territoriales o más de 80. Algunas federaciones son altamente centralizadas, concentrando mucho poder en el gobierno central, mientras que otros son muy descentralizadas con una amplia autonomía para las unidades constituyentes. Algunas tienen divisiones de poder fuerza claras entre los gobiernos centrales y territoriales, mientras que en otros hay amplios solapamientos de poderes. Algunas tienen sistemas parlamentarios; otros tienen sistemas presidencialistas. Pueden tener una ley electoral con un sistema de representación proporcional o mayoritaria. Puede haber solo dos partidos políticos o muchos. Algunas federaciones son estables y armoniosas, mientras que otras son inestables y divididas. Todos estos factores afectan el funcionamiento y el éxito de los diferentes regímenes federales. Ningún modelo sería apropiado en todas las circunstancias. La capacidad por adaptarse a la variedad es uno de los puntos fuertes del federalismo.

 

Características comunes del federalismo

A pesar de muchas diferencias, unas cuantas características comunes distinguen los sistemas federales otras clases de gobierno.

Se cree, normalmente, que las características siguientes constituyen un sistema de gobierno federal:

— Como mínimo dos niveles de gobierno, uno para el país entero y el otro para las regiones. Cada gobierno tiene una relación electoral directa con sus ciudadanos. Las regiones reciben muchos nombres: nosotros nos referiremos a ellas como las «unidades constituyentes» de la federación.

 

Ejemplos de los nombres de unidades constituyentes

Los nombres más comunes de unidades constituyentes son estados (Australia, Brasil, Estados Unidos, Etiopía, India, Malasia, México y Nigeria) y provincias (Argentina, Canadá, Pakistán, Suráfrica). Pero otras termas son Länder (Alemania y Austria) y lados (Suiza). Hay regiones y comunidades en Bélgica y comunidades autónomas dentro de España. Rusia tiene regiones, repúblicas, áreas autónomas, territorios y ciudades de importancia federal. Algunas federaciones pequeñas tienen islas.

— Una constitución escrita, algunas partes de la cual no pueden ser enmendadas por el gobierno federal en solitario. Las enmiendas importantes que afectan las unidades constituyentes generalmente requieren un consentimiento sólido tanto de ellas como del gobierno central.

— Una constitución que formalmente distribuye el poder legislativo, incluyendo el fiscal, en ambos niveles de gobierno asegurando cierta autonomía real para cada nivel. Aun así, las federaciones difieren mucho en la manera y el grado hasta el cual definen poderes distintos para ambos niveles.

— Normalmente se establecen algunos acuerdos especiales, generalmente en las cámaras altas, para la representación de las unidades constituyentes a las principales instituciones centrales para dar entrada en las regiones en los procesos de decisión centrales, a menudo dando un peso más grande a las unidades más pequeñas del que de lo contrario merecerían por su población.

— Un árbitro o procedimiento (normalmente mediante los tribunales, pero a veces referéndums o una cámara alta) para dirimir las disputas constitucionales entre gobiernos.

— Un conjunto de procesos e instituciones para facilitar o establecer relaciones entre gobiernos.

Si hay una esencia del federalismo, es que haya dos niveles de gobierno constitucionalmente establecidos con cierta autonomía real la uno respecto del otro y que los gobiernos de cada nivel sean directamente responsables ante sus electorados respectivos.

Las características de diseño más específicas de cada federación reflejan tradiciones institucionales locales y el nivel y la clase de autonomía deseada. Normalmente, el federalismo requiere democracia y estado de derecho porque los regímenes no democráticos generalmente no permiten una autonomía real de las unidades constituyentes.

No todos los 28 países relacionados en la página quince cumplen plenamente todos los criterios para ser considerados federales. Algunos son muy centralizados y débilmente federales. Otros tienen características unitarias especiales que podan, a veces, permitir en el gobierno central anular la autonomía de las unidades constituyentes. ¿Significa esto que no son federales? No hay una respuesta clara. A nivel práctico, la cuestión es si el país normalmente opera de manera federal; por ejemplo, que haya cierta autonomía real, basada en la constitución, para ambos niveles.

Finalmente, en algunos países la palabra «federal» se evita a causa de sus connotaciones históricas o su simbolismo político. Por eso, la mayoría de expertos dirían que España y Suráfrica son federales, por muchos en estos países se resisten al término porque lo asocian, respectivamente, con socavar la unidad nacional o con lo regimos del Apartheid. Indonesia rehusó el federalismo que los holandeses intentaron imponer antes de la independencia y es inusual que se emplee el término incluso cuando a la práctica el país está yendo en esta dirección, como se llamará.

 

Federalismo y gobierno descentralizado

En sistemas confederales, el gobierno central es una creación legal de las unidades constituyentes. En sistemas unitarios, cualquier gobierno regional es creación legal de las instituciones centrales. En los sistemas federales cada nivel de gobierno tiene una existencia constitucional autónoma. Algunos países unitarios, a la práctica, son más descentralizados que algunas federaciones.

Las dos federaciones más antiguas, los Estados Unidos y Suiza, empezaron como confederaciones. Típicamente estos regímenes van demostrarse débiles e inestables. Es discutible si hay ninguna confederación real en el mundo moderno. La Unión Europea es una creación política única que presenta tanto características confederales como federales. El Benelux es un acuerdo confederal de tipo limitado, como lo CARICOM en el Caribe. Los Emiratos Árabes Unidos se autodenominan federación, pero tienen muchas características confederales.

La mayoría de países tienen un sistema unitario de gobierno. A menudo tienen estructuras administrativas regionales sin ningún gobierno electo. En otros casos, pueden tener unidades constituyentes (a menudo llamadas provincias o regiones) con gobiernos independientemente elegidos y responsabilidades significativas, pero tales gobiernos derivan todos sus poderes del gobierno o parlamento central, el cual, en principio, puede recuperarlos de nuevo. Aun así, en muchos casos es difícil de imaginar tal cambio de rumbo político, así que algunos países unitarios pueden tener fuertes similitudes con las federaciones. De hecho, algunos países unitarios han delegado más competencias materiales a sus unidades constituyentes que algunas federaciones. En definitiva, las federaciones son normalmente, pero no siempre, más descentralizadas que los regímenes unitarios.

 

Regímenes unitarios descentralizados

Algunos países unitarios, como por ejemplo Colombia, Italia y Japón, tienen gobiernos regionales relativamente fuertes Muchos países que anteriormente eran regímenes unitarios centralizados, como Francia y Perú, se mueven hacia una significativa transferencia de poderes en favor de los gobiernos regionales electos. En algunos casos hay fuertes presiones políticas por parte de algunas regiones para la descentralización: así, el Reino Unido ha transferido poderes esenciales en el Parlamento escocés, especialmente en cuanto a la educación salud, y asuntos locales (y poderes menores en el País de Gales e Irlanda del Norte). Indonesia recientemente ha llevado a cabo movimientos para transferir muchas responsabilidades en provincias y municipios, con acuerdos especiales para Aceh. La mayor parte del análisis de este texto elemental se podría aplicar también a estos países. Algunos pueden acontecer plenamente federales.

 

←SABES QUÉ ES?

←HISTORIA DEL MUNDO